Protección pasiva contra incendios

La principal línea de negocio de Igesur soluciones técnicas es la protección pasiva contra incendios.

Todas las edificaciones deben protegerse contra el fuego en caso de incendio, para ello existen dos tipos de protección: la protección activa y la protección pasiva.

Las protecciones que se deben aplicar a cada edificación vienen especificadas en las normativas a aplicar, siendo la principal el Documento Básico de Seguridad contra Incendios del Código técnico de la Edificación (CTE-DB-SI).

Según el tipo de edificación que encontremos se aplicarán las normativas específicas para ese edificio. En nuestra actividad debemos destacar los edificios industriales y el Reglamento de Seguridad Contra Incendios en Edificios Industriales (RSCIEI).

En igesur soluciones técnicas damos un servicio de asesoramiento técnico al cliente encontrando la solución más adecuada a las prestaciones solicitadas, elaborando informes previos y certificaciones al finalizar los trabajos.

¿En qué consiste la protección pasiva?

La protección pasiva contra el fuego consiste en todos aquellos materiales, sistemas y técnicas, diseñados para prevenir la aparición de un incendio, impedir o retrasar su propagación, y facilitar por último su extinción.

Existe un concepto fundamental en el que se basa la protección pasiva contra el fuego: resistencia al fuego RF.

La Resistencia al fuego es la capacidad de un elemento de construcción para mantener durante un período de tiempo determinado la función portante que le sea exigible, así como la integridad y/o el aislamiento térmico en los términos especificados en el ensayo normalizado correspondiente, según CTE SI.

Cada elemento constructivo se comporta de manera distinta al entrar en contacto con el fuego, y su resistencia se mide en base a los parámetros R, E e I. Esta clasificación es acompañada habitualmente por un número (en minutos: 15, 30, 45, 60, 90, 120, 180, 240 o 360) que indica el tiempo en que estos parámetros se cumplen.

La capacidad portante es la capacidad del elemento constructivo de resistir mecánicamente sin perder sus propiedades estructurales. Esta capacidad de carga reemplaza la antigua terminología de estabilidad al fuego.

Los criterios proporcionados para evaluar un colapso inminente variarán en función del tipo de elemento portante.

La integridad es la capacidad del elemento constructivo de impedir el paso de fuego y gases calientes hacia un recinto no afectado por el incendio. Se refiere a elementos de separación entre sectores de incendios, por lo que la integridad es la resistencia a la llama y el gas caliente.

El aislamiento es la capacidad del elemento constructivo de impedir el aumento de temperatura en la cara no expuesta directamente al fuego. Se refiere a la limitación del calentamiento permisible en el lado no expuesto de los elementos de separación.

Las normativas aplicables, tanto el código técnico de seguridad en caso de incendios como el reglamento de seguridad contra incendios en edificios industriales van a darnos unas exigencias de resistencia al fuego que debemos aplicar a las estructuras y elementos separadores. Por lo que según las características de la edificación en la que nos encontremos, tendremos que garantizar una resistencia al fuego durante unos minutos.

Por ejemplo, si la normativa nos pide R-90 significa que nuestra estructura o elementos separadores de sectores deben aguantar con su capacidad portante (R), su integridad (E) y su aislamiento (I) intactos durante 90 minutos y para ello se aplican los diferentes sistemas de protección pasiva contra el fuego.

Ese tiempo es crucial para que, en caso de incendio, se pueda evacuar el edificio, detener la propagación del fuego y gases, y extinguir el incendio, minorando así los daños materiales y salvando vidas.

En conclusión podemos decir que la protección pasiva contra el fuego consiste en protegernos de las llamas y salvar vidas.

Sistemas de protección pasiva contra incendios

En Igesur soluciones técnicas abarcamos todos los sistemas pasivos contra incendios, en los que diferenciamos sistemas aplicados a la estructura portante del edificio, los sistemas aplicados a elementos separadores entre sectores de incendio y los sistemas de sellados ignífugos por pasos de instalaciones u oquedades en los elementos separadores.

Aplicación de Pintura Intumescente

La aplicación de pintura intumescente es un sistema de ignifugación que consiste en aplicar un recubrimiento que reacciona al calor hinchándose de manera controlada hasta varias veces su espesor original produciendo una espuma carbonosa, formada por un gran número de burbujas pequeñas que actúan como una capa aislante que protege el sustrato que recubre.

Aplicación de Pintura Ignífuga

La aplicación de pintura ignífuga es un sistema de ignifugación que consiste en aplicar pintura que se aplica con brocha, rodillo o pistola sobre un soporte para aislarlo y protegerlo de la acción del fuego, evitando o retardando la propagación del fuego mediante un material combustible que en contacto con la llama reacciona hinchándose formando una espuma carbonizada, aislante del fuego.

Proyectado de Mortero de Vermiculita

El proyectado de mortero de vermiculita es un sistema de ignifugación basado en la aplicación de un mortero seco de grano fino fabricado industrialmente sobre la base de perlita que se aligera con minerales laminares, como la vermiculita. A esto se le añaden diferentes tipos de aditivos que mejoran su aplicación mecánica y facilitan su endurecimiento y sus características fisicoquímicas.

Proyectado de Mortero de Lana de Roca

El proyectado de mortero de lana de roca es un sistema de ignifugación que consiste en la aplicación un mortero en base seca, compuesto de lana mineral y perlita con cemento como único ligante hidráulico, exento de amianto y otros productos nocivos.

Ejecución de sectorizaciones

Sectorizar un edificio es dividirlo en diferentes sectores de incendios para evitar la propagación del fuego en caso de incendio y para eso se ejecutan sectorizaciones en los elementos compartimentadores de los sectores de incendios aplicando diferentes sistemas ignífugos.

Sellados Ignífugos

Un edificio es atravesado por multitud de instalaciones que deben pasar por los diferentes sectores de incendios y atraviesan los elementos compatimentadores, los cuales deben quedar totalmente sellados con productos ignífugos para que en caso de incendios no se propague el fuego por esos huecos.

Aplicación de Aislamientos Ignífugos

En Igesur aplicamos aislamientos ignífugos conocido como ignifugación, que es una técnica industrial que consiste en tratar un determinado material para mejorar su comportamiento frente al fuego.

Aplicación de pintura ablativa

La pintura ablativa se aplica para la protección contra incendios de estructuras de hormigón, forjados, techos, losas, muros, vigas y pilares. Además de ser una buena pantalla contra la carbonatación del hormigón, es un sistema de ignifugación para obtener la resistencia requerida en caso de incendio.

Ejecución de Barreras Cortafuegos

Las barreras cortafuegos son sectorizaciones que se ejecutan en los elementos compartimentadores de sectores de incendios que hacen medianera con el edificio colindante evitando así la propagación a la edificación vecina en caso de incendio.

Aplicación de barniz ignífugo

El barniz ignífugo se aplica en las estructuras de madera que deben protegerse frente al fuego, no evita que la madera se queme, pero si la protege de las llamas el tiempo necesario que la norma exige que una estructura mantenga sus capacidades portantes intactas en caso de incendio.

Aplicación de barniz intumescente

El barniz intumescente se aplica para la protección pasiva de estructuras de madera. Cuando este barniz se somete a la acción del calor o la llama desarrolla una espuma aislante y protectora de baja conductividad térmica que protege la estructura del fuego.

Call Now Button Ir arriba
Abrir chat
¿Podemos ayudarte?
¿Podemos ayudarte?