PROTECCIÓN CONTRA EL FUEGO CON MORTERO DE LANA DE ROCA

El mortero de lana de roca proyectada es un mortero compuesto por partículas de lanas minerales de roca basáltica, aglomerantes hidráulicos inorgánicos y aditivos anti polvo.

No contiene amianto ni ningún otro producto nocivo, tampoco es tóxico ni patógeno.

Una vez proyectado presenta un aspecto rugoso.

Se aplican mediante maquina neumática, ésta dosifica y bombea el producto a través de una manguera (45-63mm) hasta la pistola de proyección donde se realiza la mezcla con el agua.

El aspecto una vez proyectado es de color gris claro y tacto rugoso.  Existe la posibilidad de pintarlo posteriormente con pintura plástica o acrílica.

Los morteros de lana de roca son adecuados para el aislamiento al fuego de forjados (hormigón y chapa colaborante), medianerías , elementos estructurales (madera, hormigón y metálicos) y franjas cortafuegos. 

También son utilizados para el aislamiento térmico y acústico debido a su baja conductividad térmica y a su buena absorción acústica.

El resultado de la aplicación es una protección contra el fuego óptima, con ensayos que lo certifican, un buen aislamiento térmico y acústico, hecho con un material ligero, con muy buena adherencia sobre la superficie de aplicación y buena capacidad para aguantar los cambios climáticos. Tiene buena flexibilidad y adherencia que le permite adaptarse a casi todos los soportes sin fisuras ni desprendimientos. 

Los morteros de lana de roca proyectados ofrecen resistencias al fuego de hasta R-240/EI-240.

Entre sus características técnicas podemos nombrar su baja densidad (200-300 kg/m3), su color gris claro, su conductividad térmica (0,04 W/Mº0K), su buen comportamiento acústico y una combustibilidad A-1.