PAVIMENTOS DE RESINA EN PARKING

Cada día más, la tendencia en los talleres y aparcamientos subterráneos es de acabarlos con un tratamiento de mayor luminosidad, anti polvo; que además permita proteger el hormigón con acabados fácilmente limpiables evitando ensuciamientos permanentes por vertidos de aceites, lubricantes etc.

Los tratamientos más habituales en este tipo de infraestructuras, pasan por la realización de un tratamiento del soporte y la aplicación posterior del sistema con características de alta resistencia a la abrasión, pudiéndose diferenciar las calles de rodadura de las parcelas de estacionamiento. Incluso en aparcamientos viejos se consigue la regularización del soporte deteriorado mediante parcheos o morteros hidráulicos autonivelantes que confieren una nueva apariencia estética al aparcamiento.